El equipo de Pepe Mel sigue derrochando puntos en la liga pero su situación en la tabla continúa siendo privilegiada. Esa posición no hace honor y referencia al juego y ganas que despliegan los verdiblancos y es que, ya son 15 puntos seguidos los que han dejado escapar los de Villamarín. A esta dinámica negativa hay que sumarle la presión extra con la que se van encontrando los jugadores cada partido que pasa. Pepe Mel no se cansa de elogiar a sus jugadores por las redes sociales y destacar lo bien que trabajan pero después la realidad es muy distinta. El equipo ya no es capaz de hilar más de tres pases seguidos, carecen de profundidad y por si fuera poco los cambios del técnico madrileño son meros trámites. Jugadores como Jefferson Montero o Jonathan Pereira han pasado de ser indiscutibles en el once a no ir ni convocados en algunas ocasiones. Después de no puntuar en todo el mes de Octubre y marcar un solo un gol (contra el Real Madrid) los heliopolitanos deberán empezar a reestructurarse y empezar por la defensa porque ya sin excusas de lesiones los zagueros béticos últimamente son poco contundentes y les cuesta más sacar el balón. En definitiva si el año que viene la parroquia verdiblanca quiere seguir disfrutando de buen fútbol en su campo tiene que tener un puntito más de ganas, garra y corazón porque del pasado no se vive.











El Betis continúa viviendo de las rentas
OPINIÓN
Carlos Pintor, colaborador de Fiebre De Fútbol
@capintor
¿Aburrido de la misma prensa de siempre? Cambiate a www.fiebredefutbol.com