TODA LA ACTUALIDAD DEL FC BARCELONA                              
Crónicas, opinión, noticias y rumores del equipo culé.


FCBARCELONA
De maniobras por Ucrania y directos a semifinales (0-1) CRÓNICA EXPRESS

Xavi, Iniesta y Piqué descansaron, Affelay jugó noventa minutos, Jeffrén volvió después de varias jornadas ausente por lesión y Messi batió su record personal marcando el 48º gol de la temporada. ¿Qué más se puede pedir a un partido de vuelta cuando la ida ha quedado 5-1? Muy poco. El Barcelona jugó bien y por momentos muy bien. El Shakhtar fue un digno rival así que se vio fútbol de ataque y ocasiones varias, siempre con la sensación de la ida: si al Barça le hubiera hecho falta apretar, habría descosido a los ucranianos. Valdés se encargó de contenerlos con un par de paradas brillantes. ¿Qué más se puede comentar en vísperas del derby? La posición de Mascherano como central es prometedora a medio plazo, pues el sábado estará ausente por sanción. Milito consiguió resbalarse y recibir una amarilla -la única del equipo- al minuto de salir al campo. Por cierto, este es otro gran detalle: todos en el Barcelona menos el central argentino pasan limpios a las semifinales. Muy importante en una plantilla tan corta. En fin, no me pidan más que no hay mucho más que comentar: quédense con el récord de Messi porque probablemente no lo van a volver a ver (95 goles en dos años, ¿qué locura es esta?) y descansen, que vienen curvas.
El Barcelona endosa otra manita al Almería para acceder a la final (5-0) CRÓNICA EXPRESS

Messi marcó dos goles, falló dos "mano a mano" bastante claros con Esteban, facilitó con un primer toque maravilloso el contraataque del 2-0 y asistió a Keita en el último minuto para el quinto gol. Además, dio un pase fantástico a Maxwell en una jugada que el brasileño mandó al poste. En medio de todo esto se dedicó un poco a corretear por el campo, buscar algún pase imposible, dolerse de un golpe en el muslo y reservar fuerzas. Si a Cristiano Ronaldo se le ve en todos lados, a Messi no se le ve casi nunca. De acuerdo, luego llega la jugada en la que se regatea a tres y la manda cruzada al otro poste, pero Cristiano también puede hacer eso e incluso puede competir en goles. El argentino lleva 35 en 31 partidos mientras el portugués lleva 32-33 en otros tantos encuentros. Más o menos viene a ser lo mismo, aunque en total Messi haya jugado unos 400 minutos menos. Lo que diferencia a Leo de los mejores jugadores del mundo, incluso de una superestrella como Cristiano Ronaldo, capaz de barbaridades sobre el campo, es su facilidad para ser decisivo pasando desapercibido. Sus 18 asistencias en lo que va de temporada. Su primer toque.

Por favor, déjenme que insista, no se pierdan la cantidad de jugadas que resuelve Messi a un solo toque, hacia delante, en horizontal, incluso hacia atrás, sabe en todo momento dónde están sus demás compañeros y quién puede hacer más daño. Ahí va el balón.

En realidad, el 5-0 del Barcelona al Almería, otro 5-0, se reduce a Messi: un poco de brillantez y un mucho de trote. Desde luego, el Barça no se puede quejar de calendario, mientras al Madrid le han tocado rivales y entornos hostiles, los de Guardiola están sufriendo un desgaste mínimo. Salvo aquellos minutos de zozobra en San Mamés es complicado imaginar un discurrir hacia la final más plácido. Durante muchos minutos, los jugadores están casi descansando sobre el campo, una manera de soltar presión más que de acumularla. No hubo más historia y no la habrá en la vuelta. El Barcelona es finalista por segunda vez en los tres años de Guardiola y enfrente tendrá casi seguro al Madrid de Mourinho. Quizá si en esa final el catalán consigue su noveno título en tres años como entrenador de primera división será el momento de considerarle de una vez un "ganador".
El Barcelona golea a un aceptable Betis y ya está en semis (5-0) CRÓNICA EXPRESS

El Betis aguantó lo que aguantaron sus fuerzas. Durante 60 minutos fue un prodigio de técnica y orden. Si el Barcelona se vio como un equipo menor fue precisamente porque le quitaron la pelota y la movieron con acierto. Sin embargo, la diferencia de plantilla y físico es demasiado grande en este momento y aunque es probable que el Betis mereciera uno o dos goles también es verdad que el Barça, aparte de los cinco que marcó, se dejó otros tres o cuatro en el limbo. Con este resultado, los de Guardiola están en semifinales y ahí veremos de qué serán capaces Almería o Deportivo.


El Barcelona pasa por el valor doble de los goles en campo contrario (1-1) CRÓNICA EXPRESS

Si todos los equipos jugaran como el Athletic de Bilbao ante los grandes no estaríamos hablando de "liga escocesa" ni los dos primeros clasificados acabarían el año con 100 puntos. De acuerdo, no sirvió tampoco, y el Barcelona se metió en cuartos de final, pero al menos hubo un intento serio de descabalgar al rey con armas legítimas: presión, ayudas, compañerismo y optimización de recursos ofensivos y defensivos.
Pedirle además al Athletic que hiciera un ejercicio de virtuosismo resulta ridículo. Ni tiene presupuesto ni jugadores para ello. Es cierto que siempre nos quedará la duda de qué habría pasado si Caparrós hubiera sido un poco más valiente y hubiera apostado por Muniaín desde el principio o si hubiera ordenado una avalancha como la de los últimos diez minutos desde el primer momento. Jugar a empatar a cero al Barcelona dos partidos seguidos no parece muy sensato.
Pero, ¿qué es sensato contra Madrid y Barça? ¿Quién no se ha llevado cuatro, cinco, ocho goles jugando de una manera o de la contraria? El Athletic lo intentó pero el Barcelona fue superior. Al menos sudó la gota gorda. Después de 150 partidos en menos de dos años y medio estas cosas pasan: de repente hay tres partidos que se te atragantan y tienes que tirar de oficio. Los de Guardiola lo hicieron. No es nada fácil llegar a San Mamés con la eliminatoria abierta, hacerte con el 65% de la posesión y perdonar varios goles -Villa se ha hecho un experto en la materia-.
Se empieza a comentar si los equipos le han cogido la medida al Barcelona por tres resultados. Es absurdo, todo el mundo merece un descanso mental y además Levante y Athletic plantearon partidos radicalmente distintos. Simplemente, el acierto unos días está y otros no. Y cuando no está, como el miércoles, es bueno para el aficionado culé saber que queda el hambre.
El Athletic se gana una fiesta en San Mamés (0-0)  CRÓNICA EXPRESS

El fútbol es un deporte de acierto por encima de planteamientos e incluso calidad individual. Por supuesto, una cosa no está completamente separada de la otra, pero cuando se califica a un equipo de "imbatible" no hay que obviar que siempre pueden tener un día malo como le sucedió al Barcelona ayer. No fue solo un problema de cara a la portería, tuvo alguna ocasión clara pero en general su solución al atasco fue abrir a la banda y lanzar un centro bombeado, verdadero chollo para los centrales del Athletic. Iniesta estuvo desastroso, Xavi, apresurado y en general todo el equipo con un aire de "necesitamos unas vacaciones" importante. Es razonable. El año pasado en un partido parecido a este, los de Guardiola perdieron 1-2 contra el Sevilla y se quedaron sin Copa. Al menos esta vez afrontan la vuelta con más garantías: un empate con goles les clasifica. El Athletic defendió de manera ejemplar. Otra vez cuestión de acierto. Un planteamiento que depende de que el contrario tenga el 81% de posesión del balón y te tire quince veces a puerta es un planteamiento peligroso, casi suicida. Funcionó por el excelente trabajo de sus jugadores, pero pecó de muy poco ambicioso. Esta competición, ya se sabe, se presta a la sorpresa y la trampa. No es casualidad que en los últimos 20 años entre Real Madrid y Barcelona se hayan repartido 16 ligas y 6 Copas de Europa… pero solo 4 Copas del Rey. Los que vaticinaban una nueva goleada blaugrana deberían haber tenido ese dato en cuenta.
El Barça gana 2-0 al doble campeón de Liga Rusa     CRÓNICA EXPRESS

Con un equipo lleno de jugadores del filial y rondando el 75% de posesión del balón dice mucho del Barcelona pero lo dice todo de la ambición del Rubin Kazan, que, además necesitaba la victoria para tener alguna opción de clasificarse. Guardiola puso sobre el campo lo que podría ser el equipo tipo para la Copa del Rey que se avecina: jóvenes del segundo equipo apoyados puntualmente por "veteranos" como Piqué, Mascherano, Adriano… lo que en baloncesto se suele conocer como "la segunda unidad".

El experimento le salió bien a Pep aun a costa de tragarnos una primera parte realmente soporífera. En la segunda pudimos ver un par de detalles de Thiago muy interesantes y ese cambio de velocidad que siempre imprime Messi a los partidos. En definitiva, un mal necesario para dar descanso a los titulares, descanso que les vendrá bien en los próximos y complicados partidos de liga ante Real Sociedad y especialmente Espanyol. En la Copa, ante el Athletic, cuenten de nuevo con los Bojan, Fontás, Vázquez y compañía.
La revista de fútbol para el culé inteligente