REAL MADRID 2 - LEVANTE 0 (Benzema, Carvalho)                 
Autor: Carlos Martínez


19 Febrero, 2011
Ya desde el pitido inicial, el Madrid evidenció que quería matar el partido rápidamente. Di María empezó el partido especialmente activo, habida cuenta de que al ser el cambio en Cornellá para que entrada Adán la semana pasada, el argentino estaba fresco y explosivo. Así, en el minuto 6 "El Fideo" realizó una habilidosa jugada por la banda derecha, donde logró desembarazarse de hasta tres jugadores levantinos en un bonito slalom. Su posterior centro-chut lo cazó Benzema en el segundo palo para poner el 1-0 en el marcador.

El Levante se vió por debajo en el marcador y no tuvo capacidad de reacción. Simplemente se encerró atrás y dejó pasar los minutos. Di María siguió haciendo de las suyas y empezó a conectar con un CR7 que junto a Iraola es el único jugador que ha disputado todos los minutos en liga. El portugués no quiere descanso y parece no necesitarlo, pero la incertidumbre de una lesión por agotamiento o si llegará en plena forma al tramo decisivo de la temporada flota en el ambiente.

Con la zurda y de cabeza tras otro centro del Fideo intentó CR7 poner el 2-0 para apuntillar el partido y engordar su cuenta particular de goles para el pichichi y la bota de oro. Pero un acertado Munúa y cierta falta de puntería lo impidieron. La pareja estaba muy entonada y tras un córner el argentino sacó un gran remate desde el balcón de área que mereció ser gol.

El goteo de ocasiones era constante, ya que a pesar de que el Madrid no estuvo muy fino a nivel técnico, ni Caicedo ni Valdo eran capaces de aguantar el balón para los suyos y los blancos recuperaban la pelota con una facilidad casi insultante.

Llegar con 1-0 abajo al descanso hubiera sido un alivio para los azulgranas, que podrían haber refrescado ideas para poner en apuros al Real Madrid en el segundo tiempo. Pero tras una falta lateral sacada por CR7 y mal defendida en zona por los levantinos, Carvalho amplió el marcador metiendo la pierna derecha en área pequeña. Era el minuto 40 y el tercer gol del portugués en liga que definitivamente enterró el choque a nivel competitivo.

Tras el descanso los blancos cayeron en una plácida siesta y los granotas apenas pusieron argumentos encima de la mesa para disputar el choque. Tan solo Di María permanecía activo, se desmarcaba y con buenos pases intentaba alegrar a la parroquia. Especialmente relajado en sus subidas por la banda estuvo Marcelo, que tendrá que emplearse a fondo en la Champions.

El partido se volvió un dolor de cabeza, pocos pases trenzados, poca claridad en el juego, mucha imprecisión y para colmo ninguna emoción por el resultado. Del sopor generalizado nos despertó Benzema que enganchó una buena volea en el segundo palo tras un saque de esquina pero Munúa evitó el doblete del galo.

En los últimos 10 minutos y con la entrada de Özil y Adebayor en el campo el juego mejoró notablemente y gracias a los pases que filtraba el alemán, CR7 estuvo a punto de poner el tercero en el marcador. Pero la mente del resto del equipo estaba en Francia, donde deberán medirse este martes al Lyon, que por cierto, ganó su partido ante el Nancy por 4-0.

Antes de echar el telón al choque, Özil nos regaló una preciosa diagonal donde dejó atrás hasta a 6 jugadores granotas para acabar rematando con la zurda dentro del área. Una de esas que antes firmaba Kaká, por cierto. La jugada acabó con gol de Adebayor pero tanto él como CR7 estaban en fuera de juego asi que fue bien anulado. Así llegamos al final de este soso partido en espera de una Champions que a buen seguro nos subirá la tensión arterial.
REALMADRID
REAL MADRID 2 - LEVANTE 0                      CLASIFICACIÓN - VIDEORESUMEN - RUEDA DE PRENSA
Tarjetas: Sergio Ramos, Caicedo, Lass, Ballesteros.
OLYMPIQUE DE LYON - REAL MADRID (Martes 22 de Febrero, 20:45 horas en TVE1)
P R Ó X I M O   PARTIDO
  • Sin gran tensión ni concentración el Madrid remató hasta en 26 ocasiones

  • Pobre rendimiento del Levante que apenas inquietó a Adán

  • Algunos jugadores como Marcelo bajaron revoluciones pensando en el martes

Los pecados capitales son una clasificación de los vicios humanos que se estudian en el cristianismo. La iglesia los divide básicamente en dos; los veniales, que pueden ser perdonados al no ser demasiado graves, y los mortales que conllevan una larga y dura penitencia para obtener el perdón divino.

La pereza es uno de los pecados que sin duda más debate generan. Dice Fernando Savater con acierto, que no se debe confundir pereza con ocio y que la siesta es un descanso necesario y casi imprescindible para el ser humano. Por tanto, comete pecado de pereza quien renuncia a sus deberes con la sociedad y la ciudadanía. Bajo esta premisa, el Real Madrid no necesitará después de este partido el perdón del sacramento aunque nosotros hayamos necesitado una caja de aspirinas para soportar el dolor de cabeza fruto del juego trabado y aburrido.

Lo cierto es que todo ayudó a que los blancos sestearan. Las rotaciones, el clima, el público y sobre todo el rival. En una noche fría y lluviosa, Mourinho alineó en el medio a la pareja Lass-Khedira y concedió descanso a Özil, Adebayor, Pepe y Arbeloa. El 11 inicial no generaba unas grandes expectativas de ver buen fútbol y nos anticipaba un partido de fuerza y jugadas verticales y rápidos. Los granotas salieron con un 4-3-3 pero a pesar de la ausencia de Xabi Alonso, en ningún momento pudieron discutir el control en el mediocampo a los blancos. Y quizá podrían haberlo hecho porque con la inédita pareja madridista en la media, Kaká fue el encargado de conducir las transiciones defensa-ataque y el carioca volvió a evidenciar una preocupante falta de velocidad y claridad en el pase. Sin embargo, no tuvo gran oposición y eso permitió que su discreto partido pasara desapercibido para la mayoría de los aficionados.
@fiebredefutbol
EL BUENO: Di María
"El Fideo" que venía descansado volvió a exhibir su mejor versión, con regate y precisión en los pases y centros.
EL MALO: Juanfran
Perdió demasiados balones y no hizo nada significativo para contrarrestar la apatía atacante de su equipo.
EL FEO: Ballesteros
El típico que robaba el bocadillo a los otros niños en el colegio. Protestón, consigue irritar al público y jugadores rivales.
             Fútbol



             Más Futbol




             Apuestas Deportivas



             Ocio

Escucha los goles del partido
La revista de fútbol para gente inteligente
.com