REAL MADRID 0 - SPORTING DE GIJÓN 1 (De Las Cuevas)


02-04-11
Y es que el Real Madrid pareció invitar ayer a los sportinguistas a que estos le perdieran el respeto. Es cierto que las principales ausencias de los merengues fueron por lesión (Xabi Alonso, Cristiano Ronaldo, Benzema...) pero se trató mas de una cuestión de actitud que de otra cosa. De falta de la misma, que se transformó después en una notoria falta de fútbol.

Curiosamente el viernes por la tarde me encontré a varios jugadores del Sporting dando un paseo por La Castellana y admirando las colosales torres ubicadas en el terreno de la antigua ciudad deportiva merengue. Caminaban tranquilos y charlaban de forma distendida, con la seguridad que da el tener claro como debían y como querían jugar el partido del día siguiente y con el estímulo que siempre provocan los masivos desplazamientos de la "Mareona".

Llegada la hora del partido, ambos técnicos salieron con un 4-2-3-1 muy parecido que ahogó toda esperanza de ver fútbol profundo y de ataque en esta primera parte. Lass y Khedira formaban en el medio merengue con Granero por delante mientras que Rivera y Nacho Cases eran las bisagras al Sporting.

Los blancos, obligados a llevar el peso del partido, se vieron envueltos en un clima de cierta apatía y dejadez. Es cierto que a los 2 minutos el colegiado anuló un gol a Carvalho por interpretar que el balón que le servían había traspasado la linea de fondo, pero fue un espejismo. Sí, el Madrid tenía el dominio de la pelota pero su fútbol se mostraba casi tan plano como una hoja de papel. Khedira no es un derroche de talento y Granero nuevamente demostró que puede ser aprovechable como escudero pero que es incapaz de echarse el equipo a la espalda.

Con todo el Sporting defendiendo en su campo bien organizado y con los pocos mimbres que tenían los de Mourinho para atacar, el partido se convirtió de inmediato en un bostezo continuo. Solo Di María, (mitad con técnica y regate, mitad atropelladamente) intentaba despertar del sopor a los suyos y generaba alguna jugada en el área contraria. El faro de otros días, Özil, jugó demasiado tirado a la banda derecha y apenas participó en el juego.

La primera parte se consumió entre tímidos silbidos y con sólo dos pequeños sobresaltos; un penalty por manos de Lora no señalado y un mano a mano de Novo con Casillas que no pudo resolver el delantero. Sin duda, lo más divertido hasta el momento había sido comprobar, en los instantes previos al partido, como el homenajeado Ronaldo va camino de parecerse a Tyson ó a un luchador de sumo y que a pesar de ello siempre se gana el cariño de los demás con su sonrisa pícara y cómplice.

En la segunda parte el partido fue más abierto, más directo. Los merengues renunciaron al juego combinativo que ningún resultado les había proporcionado y empezaron a buscar fútbol directo y balones a un, hasta el momento desaparecido, Adebayor. Así, por puro empuje, por pura potencia sin control, disfrutaron los blancos de algunas ocasiones pero un seguro Juan Pablo desbarató este amago de salida en tromba madridista.

Los minutos transcurrían y apuntalaban moralmente a los visitantes. Mourinho, inquieto en el banquillo, dió entrada a Higuaín por Granero cuando aun quedaba media hora de partido. El Pipita fue recibido con una gran ovación pero no fue suficiente para que la parroquia se preguntara porque no habían sido Lass ó Khedira los sacrificados. Sin embargo, minutos después Higuaín tuvo una gran ocasión recibiendo el balón escorado dentro del área, pero su potente remate con la diestra fue al bulto.

El partido seguía atascado así que Mourinho dió entrada a Pepe y Canales por Arbeloa y Di María. Quizá hubiera sido inteligente apostar por una linea de 3 en el medio con Canales, Granero y Özil para fabricar fútbol, pero el luso apostó por un sistema de tres centrales y descolgó en ataque al de Camas y a su tocayo Sergio. Ocurrió entonces , como en la fábula, el Madrid se despojó de sus defensas, el Sporting le perdió el respeto y tras una buena jugada combinativa, De las Cuevas puso el 0-1 con un disparo raso ajustado al poste.

Con sólo 10 minutos por delante y con un Madrid al que sólo le valía la victoria, los merengues nos regalaron varios minutos de asedio y de furia, de esos que tanto nos gustan. Adebayor peleó y bajó varios balones y los remates en el área del Sporting se sucedían, una, dos, tres y hasta cuatro veces en la misma jugada. Sólo la mala suerte y un soberbio Juan Pablo impidieron que el Madrid al menos empatara el choque.

Botía e Iván Hernández defendieron su portería con uñas y dientes y el partido murió finalmente con triunfo visitante. El Sporting se llevó los 3 puntos cuando quizá sólo esperaba 1 y Manolo Preciado clavó una lanza para apuntalar la permanencia de su equipo y de paso desangrar la estadística liguera de Mou.

Los blancos ahora deben reponerse moralmente para luchar por la Champions y la Copa. El partido liguero contra el Barcelona parece que será un engorroso trámite...
REALMADRID
REAL MADRID 0 - SPORTING 1     CLASIFICACIÓN - VIDEORESUMEN - RUEDA DE PRENSA
Tarjetas: Jose Angel, Sergio Ramos, Di María, Lass, Albiol, Juan Pablo, Nacho Novo
REAL MADRID - TOTTENHAM (Martes 5 de Abril a las 20:45 por TVE1)
P R Ó X I M O   PARTIDO
  • Aplastante mayoría de remates blancos, pero muy concentrados en los últimos minutos

  • Granero sigue sin ser Xabi Alonso y Khedira firmó otro partido insulso

  • El Sporting desactivó a Özil y sólo Di María tuvo chispa en los metros finales


No se si conoce, querido lector, la fábula del León Enamorado.

Cuentan que, siglos atrás, un bravo león se había enamorado de la hija de un humilde labrador y ni corto ni perezoso la pidió en matrimonio. El labrador no podía decidirse a dar su hija a tan feroz animal, pero tampoco a negársela por el temor que le inspiraba.

Después de una noche en la que apenas pudo conciliar el sueño, el labrador ideó lo siguiente:  Como el león no dejaba de insistirle, le dijo que le parecía digno para ser esposo de su hija, pero que antes debería cumplir con la siguiente condición: Que se arrancara los dientes y cortara sus uñas, porque eso era lo que atemorizaba a su hija. El león aceptó los sacrificios porque en verdad amaba a la muchacha.

Pero una vez que el león cumplió lo solicitado, cuando volvió a presentarse en la casa del labrador y ya sin sus poderes, éste, lleno de desprecio por él, lo despidió sin piedad a golpes.

La moraleja de esta historia es clara y contundente:

Nunca te fíes demasiado como para despojarte de tus propias defensas, pues fácilmente serás vencido por los que antes te respetaban.




@fiebredefutbol
EL BUENO: Juan Pablo
Partido muy serio del portero del Sporting; Rápido de reflejos y bien colocado aguantó las embestidas finales de los blancos.
EL MALO: Khedira
Jugó mas adelantado que de costumbre pero naufragó por completo. Ralentizó la velocidad del equipo y robo pocos balones.
EL FEO: Lass
Cuajó un buen partido con grandes conducciones pero se volvió a emplear con dureza y rozó la doble tarjeta amarilla.
             Fútbol



             Más Futbol




             Apuestas Deportivas



             Ocio

La revista de fútbol para gente inteligente
.com
Añade www.FiebreDeFutbol.com a tus favoritos