@naykira
SHAKIRA, SARA CARBONERO Y LA ENVIDIA                                
Autor: Naykira

EL MUNDO DE NAYKIRA
             Fútbol



             Más Futbol




             Apuestas Deportivas



             Ocio

Estando en el mes de los enamorados y con las últimas noticias que vinculan (Ó bombardean) prensa rosa y prensa deportiva con la confirmación de la relación entre Piqué y Shakira me veo obligada a hablar sobre el apasionante mundo de “las novias de”. ¡Y es que echarse un novio futbolista sale muy rentable! y sino que se lo pregunten a Sara Carbonero, que desde que comenzó su historia de amor con el Iker, su fama y su caché han crecido como la espuma. A parte de sacar tajada de su noviazgo consiguió ser la envidia de todas las españolas y mujeres de medio mundo con el beso del mundial. ¡Qué coño, si fue el beso de España!

Carbonero ha sido la primera en volver a poner de moda las relaciones amorosas con futbolistas. Lejos queda ya la época en la que se hablaba de Mamen Sanz y Helen Swedin (mujeres de Raúl González y Figo, respectivamente) y ¿Quién se acuerda ya de Arancha de Benito si no porque se deja ver de vez en cuando por algún photocall? A Guti en cambio lo tenemos disfrutando de su soltería y bebiéndose la noche turca a tragos.

Por eso hay que aprovechar que una relación esté en su mejor momento para hacer algún anuncio de champú, darte un garbeo por los platós televisivos, llenar conciertos o vender algunas fotos “robadas”, y si no siempre está bien darse unas buenas vacaciones en un yate de lujo por las aguas de Córcega en compaía de los abdominales de Cristiano Ronaldo, como hizo Irina Shayk.

Tengo que confesaros que últimamente ando buscando a mi media naranja, y la verdad, es un proceso muy engorroso; arréglate el pelo, come sano, hazte con un modelito de esos que a los demás les quite el hipo (y a una misma la respiración)… ¿Merece la pena ese titánico esfuerzo para acabar ligándote a cualquier guapete y “contigo pan y cebolla”?

Ya que nos ponemos, mejor dejarse caer por alguna discoteca de famosos y famosillos, liarse la manta a la cabeza y tener un afaire con algún portero o delantero de renombre; porque no vale uno que juegue en Regional, a no ser, claro, que le animes a seguir con su carrera futbolística y esperes a que un Wenger o un Florentino llamen a su puerta. Tened cuidado con este procedimiento porque puede llevar algunos años y no dar los resultados esperados, ya que a la prensa no le suelen interesar las novias de toda la vida y para cuando el individuo en cuestión gane una fortuna ya habrás pagado media hipoteca y tu relación seguramente esté mas quemada que el mapa de Bonanza.

Y yo, que la verdad es que de lejos soy bastante guapa (o eso decía mi abuela), pero no tengo los ojos de la Carbonero, ni el escote de la novia de Portillo, ni el movimiento de caderas de Shakira. ¿Qué puedo hacer?

Creo que de momento seguiré estudiando, esperando el momento en el que sean ellos los que quieran ser mi “novio de” y poder protagonizar por méritos propios mi propio anuncio de detergente, que eso si que mola.

La revista de fútbol para gente inteligente
.com