EL BARÇA PASA DE LA CHAPUZA A LA GOLEADA                                  
Autor: Guillermo Ortíz


4 Diciembre, 2010
La primera parte no fue brillante pero sí efectiva: Messi recibió en tres cuartos, entre la típica maraña de jugadores rivales y encontró el enésimo desmarque de Pedro, que resolvió para el 0-1. Ahí se acabó todo. El Osasuna se vino abajo y ni siquiera la entrada de Pandiani dio un toque heroico a su ofensiva. El Barça amasó el balón, se refugió en el cuadrado Busquets-Xavi-Iniesta-Messi con Pedro y Alves en las bandas y toda resistencia fue inútil. Seamos realistas: cuando se juntan ocho campeones del mundo más Messi y Dani Alves es muy complicado para cualquiera oponer resistencia. Lo es para el Real Madrid, ¿qué podemos pedirle a Osasuna?

El segundo período sí fue un monólogo blaugrana, con Messi empeñado en participar en todas las jugadas. Desde el medio campo sorprende, es cierto, pero el equipo funciona mucho mejor cuando ese trabajo lo hacen Xavi o Iniesta y Messi se encarga de finalizar. No es que Messi no pueda jugar de Xavi, es que entonces nadie puede jugar de Messi y ahí está el problema. Cuando adelantó unos metros su posición, el argentino fue de nuevo imparable sirviendo balones a Villa, que estuvo muy fallón en todo el partido, o solventando por su cuenta: en una contra anotó el 0-2 y minutos después forzó un penalti absurdo que él mismo convirtió en el 0-3. Fue el decimoquinto gol de Messi en liga en doce partidos jugados. En lo que va de temporada con el Barça suma 25 en 20 partidos.

Si esto les parece poco, a lo largo de 2010, desde el 1 de enero, contabiliza 56 goles en 50 partidos. Sumen a eso la cantidad ingente de balones al poste –ayer añadió otro- y las asistencias a sus compañeros –lidera la liga en ese aspecto- y se harán a la idea del dominio de Messi en el fútbol mundial a sus 23 años recién cumplidos. Su  comprensión del fútbol y los espacios es brutal y eso que aún tiene margen de mejora. Sin él, el Barcelona sería un gran equipo pero no sería el equipo arrasador que es ahora mismo: en los últimos cuatro partidos oficiales, 19 goles a favor y 0 en contra.

En definitiva, el partido tuvo un punto cruel para el Osasuna y su afición: los rojillos hicieron el partido que tenían que hacer, presionaron, corrieron y estorbaron la circulación blaugrana como pocos equipos. No sirvió de nada. Ahora mismo, el Barcelona está un par de cuerpos por delante de todos sus rivales.

Pero eso es ahora mismo y los campeonatos se ganan en mayo.
OSASUNA 0 - FC BARCELONA 3 (Pedrito, Messi, Messi)
Tarjetas: Soriano, Puñal, Lolo
FC BARCELONA - RUBIN KAZAN (Martes 7 de Diciembre, 20:45 horas en TVE)
P R Ó X I M O   PARTIDO
  • 4 remates de OSASUNA por 14 de los culés

  • Messi domina en el fútbol mundial con sólo 23 años

  • Osasuna luchó y peleó mucho y acabó muriendo muy lejos de la orilla

A estas alturas todo el mundo tendrá formada su opinión sobre el ir y venir de decisiones que desembocaron en la llegada del Barcelona al Reyno de Navarra justo diez minutos antes de la hora prevista para el inicio de partido. Solo la buena fe del Osasuna permitió que no solo se esperase media hora más al conjunto culé, como contempla el reglamento, sino que el retraso se ampliara hasta los 52 minutos, para desesperación, supongo, de la congelada afición navarra.

Lo dicho: busquen sus culpables, indígnense un rato y empecemos ahora a hablar de fútbol. Lo lógico era pensar que el Barcelona saldría al cambio enrabietado, picado en su orgullo y dispuesto a sentenciar cuanto antes. No fue el caso. Los primeros 20 minutos de Osasuna, pese a un par de oportunidades de Villa, fueron sensacionales. Copiando casi al detalle la estrategia del Copenhague en Champions, los de Camacho presionaron la salida del balón ya desde el área contraria y obligaron al Barça a perder numerosos balones.

Los chicos de Guardiola parecían algo desorientados y desenchufados del partido. Culpar al viaje en autobús sería injusto, enfrente tuvieron a un rival valiente y dispuesto a dar guerra, tanta que el árbitro escamoteó un penalti claro de Pedro a Juanfran a los 20 minutos. ¿Pudo esa decisión cambiar el resultado del encuentro? Siento decepcionarles pero creo que no. Lo bueno y lo malo de este Barcelona es que siempre juega igual. Es un rodillo. Su comportamiento con 1-0 hubiera sido igual que con 0-0 y probablemente al Osasuna le hubieran caído 3 goles de igual forma o quizá más.
@guilleortiz_77
FIEBRE DE FUTBOL
Revista Semanal de fútbol. De fans, para fans.

             Fútbol



             Más Futbol




             Apuestas Deportivas



             Ocio

FCBARCELONA